0

Arrendamiento. Definición y concepto.

Arrendamiento es un término que es tan utilizado que se pensaría que no se necesita de definirlo ni ahondar en él.

La realidad es que esta palabra tiene tanto poder que es importante conocerlo, sobre todo desde el punto de vista de la ley.

Concepto legal de arrendamiento.

De acuerdo con el artículo 2 de la ley 820 de 2003 el contrato de arrendamiento es:

“El contrato de arrendamiento de vivienda urbana es aquel por el cual dos partes se obligan recíprocamente, la una a conceder el goce de un inmueble urbano destinado a vivienda, total o parcialmente, y la otra a pagar por este goce un precio determinado”.

En términos generales, es un acuerdo entre dos partes, en la cual una entrega el inmueble para el disfrute (arrendador) y la otra lo recibe (arrendatario) pagando una cuota mensual por un periodo de tiempo determinado.

Definición desde el punto de vista del inversionista

Desde el punto de vista del inversor, es importante resaltar que la decisión de destinar recursos económicos a la consecución de bienes inmuebles debe tratarse de un análisis profundo que permita observar los beneficios a percibir y ponerlos en una balanza sopesando los riesgos con los que se pueda encontrar en el momento de arrendar un inmueble.

Entre los riesgos se encuentran:

  • No encontrar un usuario que cumpla con los principios básicos de cuidado de la propiedad.
  • No encontrar un usuario que cuente con la capacidad de pago y estabilidad económica que genere confianza durante el desarrollo del contrato.
  • No encontrar un administrador idóneo que te ayude a gestionar todo el trámite y protección de tu inversión.
  • Imposibilidad de encontrar asesoría jurídica experta que te permita prevenir conflictos judiciales futuros.

La pregunta que como propietario te haces es ¿qué hacer para atenuar esos riesgos?

Aunque no es tan sencillo, hay una serie de pasos claves que te ayudan a elegir el arrendatario ideal (definir perfil del arrendatario, documentación soporte, asesoría legal y otros) y minimizar los riesgos.

Descarga nuestra guía paso paso para puedes aprender “Cómo elegir tu inquilino perfecto en 5+1 pasos sin perder tiempo y dinero”.

Es importante recordar que pese a las prevenciones que se realicen, el inquilino o arrendatario es quien decide si tu inmueble es el que más se adecua a sus necesidades. 

Características del arrendamiento

Para perfeccionar un arrendamiento, es necesario su formalización mediante un contrato

Este se puede crear de manera verbal o escrita, siendo el último el más utilizado por explicar detalladamente las condiciones en la cuales se realizó el contrato, ya que al momento de demostrar lo acordado, se podrá identificar los compromisos adquiridos tanto por el arrendador y el arrendatario.

Existen unos parámetros que debe contener el contrato, los cuales se han explicado en artículos anteriores que aunque el mismo sea verbal, para efectos legales es preferible para medios probatorios una formalización a través de un escrito.

Un acuerdo que se considere contrato de arrendamiento debe presentar una estructura que contenga:

Consenso: porque las partes interesadas (arrendador, arrendatario) deben estar de acuerdo en lo expresado en el documento.

Bilateralidad: El documento se firma entre dos partes, el que entrega y el que recibe. También se da entre personas jurídicas.

Vigencia: Expresa la duración del arrendamiento del inmueble.

Oneroso: Define el valor en dinero que debe pagar el arrendatario para usar el inmueble. También incluyen las penalidades por incumplimiento de las partes.

También puedes leer: Contrato de arrendamiento, todo lo que debes saber.

Clases de arrendamiento

Al escuchar la palabra arrendamiento se suele relacionar con el alquiler de una propiedad, sea esta una vivienda, un local comercial o una bodega, pero este término a la luz de la ley incluye otros acuerdos que también tipifican como tal. A continuación, relacionamos algunos:

Arrendamiento de cosas.

Se trata de herramientas, bodegas, viviendas o locales comerciales en los cuales el arrendatario toma posesión del bien por tiempo determinado a cambio del pago de la renta pactada. Por ejemplo, es el caso de un contrato de alquiler de vivienda.

Arrendamiento de servicios.

En este caso lo que se arrienda es una prestación de servicios. No debe confundirse con el contrato de trabajo, ya que no establece una relación laboral. Por ejemplo, concurre cuando se contrata a un abogado.

Arrendamiento de obras.

Se trata de un negocio similar al anterior, pero la obligación arrendada es de resultado y no de medios. Es decir, lo que se paga no es el mero servicio, sino la obtención de un resultado. Por ejemplo, concurre cuando se contrata una instalación eléctrica.

Arrendamiento financiero.

Está muy ligado a  los inmuebles, también es conocido como leasing, este consiste en el alquiler de una propiedad por tiempo limitado y con una opción o derecho de compra al final de la operación contractual, es libre el arrendatario de tomar la opción.

Los arrendamientos brindan la oportunidad a dos partes interesadas de obtener un beneficio de tal manera que establezcan un vínculo acorde a las necesidades de cada uno.

Conclusión

Como has leído, el término arrendamiento aplica a otros ítems diferentes a inmuebles y tiene características establecidas en la ley.

En el caso de los bienes raíces, es importante contar con asesoría experta para alquilar al cliente correcto y contar con el respaldo jurídico adecuado para proteger tu inversión.

¿Necesitas arrendar  y no sabes cómo hacerlo para evitar inquilinos mala paga, dañinos o que realicen actividades ilícitas e inmorales en tu propiedad?

Contacta con nosotros AQUÍ.

Enviar
Enviar
Hola, Gracias por visitar Be Safe Colombia, ¿Cómo te podemos ayudar?