Cuando adquieres un inmueble de alto valor para arrendarlo, esperas recibir ganancias mes a mes para pagar la hipoteca y continuar invirtiendo.

Así que,

Publicas la oferta en portales de arrendamiento o en tus redes sociales.

Pones un aviso con los datos de contacto en la ventana de tu inmueble.

Y le informas a tus amigos más cercanos.

¿Qué podría salir mal?

Mientras recorres el hermoso inmueble de pisos brillantes, decoración de ensueño y una excelente ubicación, imaginas que ya está habitada y recibes tus primeras rentas.

¡Te llenas de ilusión!

Es claro que deseas tener inquilinos respetables que ganen bien, cuiden tu propiedad como si fuera propia y paguen cumplido.

Pero eso puede quedarse en sueños.

Te topas con un inquilino que se atrasa en los pagos, le han cortado los servicios públicos, tiene la propiedad destrozada o la usa para actividades ilegales o inmorales y no puedes reclamarle

porque usaste un contrato de esos que rondan por Internet y no te sirve para nada.

Entonces…

Te desgastas intentando que pague el cánon de arrendamiento adeudado y los daños ocasionados.

Tienes que lidiar con la suspensión de los servicios públicos o embargos de la administración de la copropiedad.

Te estresas por el riesgo que corre tu familia por las amenazas que recibes de ese inquilino mala gente que no puedes

Te sientes defraudado por abogados inexpertos que te cobran barato pero no te solucionan nada.

Incluso, piensas que lo mejor es vender tu inversión a tener tantos dolores de cabeza.

¿Cuánto tiempo más vas a dejar al azar tus bienes mientras pierdes dinero?

Tener una propiedad no tiene que ser un suplicio.

Mientras te dedicas a lo que mejor sabes hacer,  nosotros te apoyamos para que:

Recuperes el control de tus propiedades y dejes de perder dinero.

Protejas tus inmuebles de inquilinos mala paga, descuidados y conflictivos con apoyo jurídico especializado a tu medida.

Recibas la atención que necesitas en cualquier momento aunque vivas fuera del país y tengas tus bienes en Colombia.

Es posible que pienses…

“Para qué tener un abogado si yo puedo descargar las plantillas de contratos de arrendamiento de Internet”

Las plantillas te solucionan un problema inmediato, pero no te protegen contra los imprevistos que se te puedan presentar con tus inquilinos.

Primero porque no son a tu medida.

Segundo porque puedes terminar perdiendo tiempo y dinero en pleitos que pudiste evitar con una asesoría jurídica inmobiliaria adecuada.

Una plantilla no te protege frente a:

Saber si la persona tiene como garantizar el pago de cánon.

Saber si es cierto que la persona trabaja donde dice que trabaja.

Saber si la persona tiene deudas en el sistema financiero o si tiene algún juicio en su contra.

Esta es la diferencia entre poder cobrar una deuda o no poder y el sueño de generar más ingresos quede en la nada.

“Tengo un amigo recién egresado como abogado y que me puede ayudar”

Es posible, no lo dudamos.

Pero, ¿dejarías que un médico general te haga una operación a corazón abierto?

Igual sucede con la asesoría jurídica para temas inmobiliarios: mejor si tienes el apoyo de un equipo de abogados expertos.

“Un abogado cuesta mucha plata y no amerita el gasto para solo arrendar mi casa”

Que una asesoría a tu medida cueste más caro o más barato, depende.

¿Cuánto vale tener que reparar los pisos rotos, paredes dañadas, embargos por no pago de la administración, suspensión de servicios públicos y la pérdida de tu bien por actividades ilícitas de las que no te dabas por enterado?

¡Haz cuentas!

¿100 millones? ¿400 millones? ¿1.000 millones? ¿Treinta años en la cárcel por un delito en el que no tienes nada que ver?

Hacer que tu dinero crezca o que se pierda en el limbo está a una asesoría inmobiliaria de distancia.

Te ahorramos tiempo y dinero para que te concentres en lo que mejor sabes hacer.

¿No sabes cómo perfilar a los arrendatarios interesados ni qué poner en el contrato para evitar sorpresas futuras?

Ya no estamos en los tiempos de Abraham Lincoln en que la palabra era de peso y que quebrantarla era perder el honor.

Nunca sabes con quién estás tratando.

En cualquier esquina o por Internet encuentras personas que se prestan como garantizadores del contrato o falsifican documentos.

Te apoyamos con la verificación de información del aspirante y con la elaboración de un buen contrato de arrendamiento que te disminuya el riesgo de tener problemas futuros.

¿Tu inquilino no quiere pagar, tampoco se quiere ir y no sabes cómo hacer efectivo el cobro ni recuperar tu inmueble sin correr riesgos?

Un proceso por cobro de cánones de arrendamiento pendientes, a un inquilino mala paga y mala gente, puede tardar meses y costarte muy caro si no hiciste firmar un contrato adecuado.

Buscamos las alternativas más adecuadas para que puedas recuperar los pagos y tu inmueble.

¿Te has enterado que se realizan actividades ilícitas inmorales y corres el riesgo de perder tu vivienda o ir a la cárcel por culpa de tu inquilino?

Un inmueble utilizado para fines ilegales es un dolor de cabeza y un riesgo para tu libertad.

Revisamos las mejores alternativas para que no pierdas tu inmueble y que ni tú ni tu familia corran riesgos innecesarios.

Nadie está exento de un mal inquilino excepto si te apoyas en nosotros.